20 years since the publication of Samuel Claro Valdés's book Chilena o cueca tradicional: De acuerdo con las enseñanzas de don Fernando González Marabolí

Resonancias vol.18, n°35, julio-noviembre 2014, pp. 157-166.
DOI: http://doi.org/10.7764/res.2014.35.9

PDF

 

Este año se cumplen dos décadas del fallecimiento del musicólogo Samuel Claro Valdés (1934-1994) y también de la presentación pública del libro Chilena o cueca tradicional (1994)  [1]. A lo anterior se suman 40 años de edición de la Antología de la Música Colonial en América del Sur y del Catálogo del Archivo Musical de la Catedral de Santiago de Chile (ambas de 1974),trío que tuvo repercusión en la musicología nacional y latinoamericana.

Samuel Claro fue un investigador fecundo, de orientación histórica, que en el curso de su trayectoria trabajó principalmente sobre la música en Chile y en Latinoamérica, en reflexiones en torno a la musicología y, en menor medida, sobre música europea. Junto a los títulos anteriores es autor de los librosHistoria de la Música en Chile (1973), en colaboración con Jorge Urrutia Blondel, Oyendo a Chile[2](1979), Iconografía musical chilena [3] (1989), Rosita Renard. Pianista chilena (1993) y Letras de música (2000), libro póstumo que reúne artículos que escribió para el diario El Mercurio de Santiago de Chile. Su producción especializada se completa con más de 70 escritos monográficos, cerca de 40 reseñas bibliográficas y discográficas –publicadas principalmente en revistas especializadas chilenas y extranjeras–, y unos 130 artículos técnicos y de extensión publicados en distintos medios [4].

Aprovechando esta suerte de aniversario de los tres textos mencionados al inicio, en esta comunicación comentaré someramente algunos ecos de Chilena o cueca tradicional, remitiéndome –en esta ocasión y de modo arbitrario– a trabajos que la citan o hacen referencia a ella, producidos principalmente en el ámbito de la comunidad académica investigadora. En cuanto a la Antología y al Catálogo, invito al lector a revisar las apreciaciones de Alejandro Vera, en este mismo número de la revista.

Chilena o cueca tradicional fue la última producción de Samuel Claro Valdés, y se publicó poco antes de su fallecimiento. Fruto de una investigación de muchos años en conjunto con el cultor y ex matarife Fernando González Marabolí, el libro plantea que la cueca o chilena es una forma poético-musical que proviene de la tradición arábigo-andaluza, que se ha conservado con gran pureza en nuestro país.

Con 543 páginas, su primera parte contiene un “Estudio conceptual sobre la chilena o cueca tradicional”, efectuado por Samuel Claro; la segunda y parte medular, “El canto a la daira o cueca tradicional” a cargo de Fernando González Marabolí; y la tercera, el “Cancionero chileno”, cuerpo de 1.080 textos de cuecas generosamente entregadas por González, entre las que se cuentan tanto aquellas aprendidas por tradición como algunas creadas por él en su calidad de poeta y cultor. Para finalizar se incluye un glosario con algunos términos utilizados por el cultor o bien que figuran en las cuecas, y la bibliografía. En 2011 se realizó una segunda edición[5].

En el ámbito académico el paso de los años puede ser un brutal juez. Para quienes ya dejaron este mundo, solo caben dos posibilidades (creo): estar en el pabellón de autores y/o textos “canónicos, obligados o ineludibles” o, por el contrario, detentar el rótulo de “caducos o desactualizados” en su área. Este no es el caso Chilena o cueca tradicional, con frecuencia mencionado, ya sea para discutirlo o bien para invocar el bien conocido principio de autoridad.

Una apreciación global permite decir que el texto ha tenido resonancia. Es significativo constatar que forma parte de la bibliografía de diversos estudios y es citado tanto por autores nacionales como extranjeros en libros, artículos o reseñas bibliográficas y discográficas. Asimismo, es validado en áreas como la historia o la literatura, como se verá más adelante. Esto último, aunque no puede atribuirse al libro (aunque haya contribuido), por un lado, sí se entronca a los profundos cambios operados en la sociedad a partir de los años 90 en relación con la producción, circulación y recepción de la música de la tradición, y de la cueca urbana en particular. Consecuentemente, también se ampliaron las fronteras y enfoques disciplinares, renovando metodologías y poniendo en tensión el discurso canónico con nuevas voces antes silenciadas. Cabe decir que, en este proceso, ha sido enriquecedor el aporte de las generaciones jóvenes de investigadores.

En general, las investigaciones que abordan la cueca –desde cualquier punto de vista– tienen como base teórica textos históricos nacionales antecesores[6] al que me ocupa. Sin embargo, libros posteriores a Chilena o cueca tradicional –y también a Mi gran cueca. Crónicas de la cueca brava, de Hernán Núñez Oyarce (2005)–, la consideran como fuente o referencia, aun cuando su enfoque y perspectiva sea distinto, como sucede con el enjundioso estudio de Margot Loyola y Osvaldo Cádiz , La Cueca: danza de la vida y de la muerte (2010). Pero también hay otros que, circunscribiéndose a la cueca urbana, no solo dialogan con distintos cultores y con las teorías o planteamientos que expone González Marabolí en el libro, sino que además aportan nuevos y contundentes datos y relatos que contribuyen a contrastar o profundizar en su pensamiento, como lo hace Mario Rojas en El que sae, sae: crónica personal de la cueca brava (2012). En esa misma línea, aunque con distinto enfoque y metodología, hay libros más monográficos que se sumergen en el estudio de un barrio, su música y su identidad o bien en el de una ciudad y un cultor determinado, como es el caso, respectivamente, de Por la güeya del Matadero. Memorias de la cueca centrina, deLuis Castro [7], Karen Donoso y Araucaria Rojas (2011), y Cueca en Valparaíso: la vida de un cultor porteño de Andrea Martínez, Elías Zamora y Yasna Rivera (2014).

En este punto del comentario, y como se señaló en el prólogo a la segunda edición[8], cabe agregar que el contexto nacional en el cual apareció Chilena o cueca tradicional fue propicio para una recepción sensible del libro. El rápido proceso de masificación de la música, del canto y el baile de la cueca urbana (brava, chora, centrina, etc.), repercutió en una paulatina apropiación de espacios, terminología (“canto a la rueda”, “pito”, “canto gritado”, ”daira”, entre muchas), discursos y medios de comunicación, creándose –a mi juicio– una visión monolítica de cueca. Recuerdo que el folklorista Jorge Cáceres, de dilatada trayectoria, –no sin razón– me expresó su decepción y preocupación, a propósito de la transmisión televisiva de la serie La cueca es brava [9] (2007) que, en su opinión, excluía de la tradición otras expresiones de cueca. Cabe destacar, en este sentido, la iniciativa que en 2008 tuvo el Archivo de Literatura Oral y Tradiciones Populares de la Biblioteca Nacional, al programar el ciclo Y se va la primera…Conversaciones sobre la cueca, cuyo resultado se encuentra en el libro del mismo nombre, compilado por Micaela Navarrete y Karen Donoso (2010). Allí queda en evidencia un rico diálogo y una pluralidad de voces y visiones que matizan miradas más radicales.

Los estudios comunicados en publicaciones periódicas dan cuenta de una diversidad de nuevos sujetos y objetos de estudio, evidenciando la actualidad que ha cobrado el tema de las músicas locales y de la tradición y, significativamente, la cueca. Desde diferentes visiones y disciplinas (musicología, etnomusicología, literatura, historia, sociología, etc.), unos tratan y/o discuten sobre los orígenes, remontándose a la zamacueca y a las chinganas[10], otros reflexionan en torno a los discursos, prácticas sociales, etnicidad, mestizaje [11], identidades, otredad, patrimonio cultural[12], discografía[13], o género, para mencionar solo algunas materias de una variada gama.

Desde la musicología y la etnomusicología se ha vigorizado el espectro de repertorio temático, por ejemplo, con problemáticas parcialmente investigadas antes. Es el caso del trabajo de Laura Jordan (musicóloga) y Araucaria Rojas (historiadora) (2009) en “Clandestinidades de punta y taco. Estudio sobre la creación y circulación de cuecas y música clandestina durante la dictadura militar (Chile 1973-1989)”, en el cual se profundiza en la cueca como símbolo de resistencia política, en la circulación de casetes como soporte de ellas y en prácticas como la cueca sola, “cuecas militantes” –como llaman las autoras–, además de la cueca brava[14]. También, desde el ámbito de los estudios de performance y género, escasos en nuestro país al menos en relación con la música, vale referirse a “Finas, arrogantes y dicharacheras. Representaciones de género en la performance de los grupos femeninos de cueca urbana en Santiago de Chile”, de Christian Spencer (2011) quien, junto con aplicar un modélico marco teórico, desarrolla ampliamente la tensión entre la performance femenina y “la legitimidad del canon masculino del canto a la rueda” en el nuevo escenario que comienza a configurarse bordeando el año 2000, con la aparición de grupos cuequeros de mujeres[15].

Desde la literatura, en un artículo que estudia acerca de la fruta en obras literarias (Castro et al. 2014), se considera el corpus de cuecas de González Marabolí junto a otras fuentes, como colecciones de textos recopilados de la tradición campesina y de la literatura criollista y del siglo XX, para postular sobre “la presencia de la fruta en estos relatos y poemas como añoranza de un pasado precioso que se perdió” (Castro et al. 2014). Desde otro ángulo, hay referencia a Chilena o cueca tradicional para precisar rasgos de tipo “estructural-formal” de este género, en un estudio de análisis semiótico-literario de una muestra de cuecas vigentes en Chiloé, pertenecientes a cantautores de dos épocas distintas (Bahamonde 2006).

Cita de la cueca Ya se murió el guaso Raimundo, del “Cancionero”(Claro 1994, 424), se encuentra en un estudio sobre la novela Sombras contra el muro de Manuel Rojas (Retamal 2012, 16) que incorpora sujetos históricos, documentados, en varios casos, gracias a la poesía popular. Aquí se trata del cuatrero antes nombrado. Como el autor anterior y entre diversos textos literarios, tres versos de una “siguiriya” de cueca (Claro 1994, 364) sirven para ilustrar una de las autodefiniciones del roto, en un estudio sobre el roto bandido en la literatura nacional (Rojas 2012). Su fin es contribuir “hacia un estudio que amplíe la visión puramente historiográfica en torno a la figura del bandido, considerando otros discursos que puedan vigorizarla” (Rojas 2012,106).

Bajo el prisma de la historia, en dos miradas sobre el tema de la fiesta nuevamente se recurre a citas de cuecas. Por una parte, bajo la pregunta “¿Cómo introducir el tema de la fiesta como un sentido de la Historia?”, Salinas (2003, 2) realiza una reflexión historiográfica, documentada con una diversidad de voces y fuentes, entre las cuales incluye la siguiriya de la cueca Que tenga güena salú pero con el cerrojo de Cuando llego a alguna parte (Claro 1994, 419 y 417, respectivamente). Por su lado, Donoso (2009) transcribe dos cuartetas del “Cancionero” de González Marabolí, a saber, Tres cosas tiene Santiago y Y esas fondas de la Chimba (Claro 1994, 224, 225), en un trabajo que, a partir de las diversiones populares, reflexiona “en torno a la influencia que tuvo la cultura popular en la formación de un discurso cultural nacional, difundido desde la elite durante las décadas de 1820 y 1830” (Donoso 2009, 89).

En esta sucinta revisión se pudo verificar que el libro también figura en publicaciones extranjeras, principalmente para definir o caracterizar musicalmente la cueca entre los géneros representativos de la música tradicional de Chile. Tal es el caso de un trabajo de Mularski (2012) que analiza la relación entre la popularidad de la música ranchera y la identidad chilena en nuestro país. El mismo autor, cita a Claro en un artículo que, a través del análisis socio-económico y testimonios orales de residentes magallánicos, revela, entre varios aspectos, la resistencia local para aceptar como representativas de la región las principales tradiciones musicales del valle central –tonada y cueca–, propiciadas desde la oficialidad en distintos momentos del siglo XX y, especialmente, durante la dictadura de Augusto Pinochet. Con igual propósito que los investigadores anteriores, Knudsen (2001) menciona a Samuel Claro para estudiar el papel de la cueca en la comunidad chilena residente en Oslo. Finalmente, Spencer (2014), en un artículo de carácter enciclopédico, “Cueca Chilena”, presenta la historia, desarrollo y características musicales del género, junto a una amplia bibliografía y discografía que incluye Chilena o cueca tradicional.

Otra repercusión del libro en el ámbito académico fue la creación del “Premio a la Cueca Samuel Claro Valdés” en 2005. Convocado cada dos años por el Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Corporación Patrimonio Cultural de Chile y la empresa Minera Escondida, con el patrocinio de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor y el Consejo Nacional de la Cultura y de las Artes, hasta 2011 galardonó a cuatro músicos en la categoría de cultor y a cuatro en el rubro investigación.

En la primera versión lo obtuvieron Nano Núñez y Fernando González Marabolí, por sus aportes como cultor e investigador, respectivamente; en la segunda –2007–, Pepe Fuentes, fundador e integrante de Los Pulentos de la Cueca, y Margot Loyola, investigadora; en 2009, tercera convocatoria, le correspondió a Osvaldo Gajardo, director y voz principal de la agrupación cuequera “Los Paleteados del Puerto”, y a Raquel Barros, por sus más de 50 años dedicada al rescate y difusión del folclore y, particularmente, de la cueca; y en la cuarta, del año 2011, lo recibieron Luis Hernán Araneda Orellana –conocido artísticamente como “El Baucha”–, por su reconocida trayectoria y fundador de Los Chileneros junto a Hernán Núñez, y Patricia Chavarría Zemelmam por su larga e ininterrumpida labor de estudio, rescate y difusión del folclore. Cabe recordar que ya no nos acompañan Nano Núñez y Fernando González Marabolí, fallecidos en 2005 y 2006 respectivamente, ni Raquel Barros y Luis Araneda “ El Baucha”, a quienes la música tradicional despidió recientemente (en 2014).

En este escueto y por lo tanto incompleto recuento se constató que Chilena o cueca tradicional circuló y fue valorada en la comunidad académica investigadora. Hay que decir, sin embargo, que se conjugaron situaciones que pueden haber influido en ello, aparte de las ya dichas. Por ejemplo, con posterioridad a la publicación, el propio Fernando González Marabolí se mostró más abierto a presentarse, opinar y, sobre todo, explicar públicamente su teoría y experiencias. También comenzó a tener una actuación más protagónica Luis Castro –como se dijo, su sobrino y el más importante discípulo–, quien hasta hoy realiza un notable trabajo de difusión, tanto con el conjunto Los Chileneros –al cual pertenece– como en talleres pedagógicos que ofrece en Santiago y otras ciudades. Por último, empezaron a proliferar conjuntos de cueca de jóvenes que, con el contacto con los viejos maestros cuequeros –especialmente Hernán Núñez– han dado un renovado impulso a la práctica cuequera.

Para concluir, dos precisiones. Primero, numerosos y valiosos estudios así como libros, tesis, documentales o discografía no pudieron incluirse en este breve espacio; las limitaciones son implacables. Segundo, los comentarios anteriores se circunscribieron al ámbito de la “cuidad letrada”, en el decir de Rama (2004), pero asumo la deuda con esa rica “ciudad sonora” –en palabras de Baker (2008)– que aquí no incluí. Sin duda, vale la pena (re)visitarla prontamente; lugares, músicos y música hay de sobra.

Bibliografía

Acevedo Hernández, Antonio. 1953. La cueca: orígenes, historia y antología. Santiago: Nascimento.

Bahamonde, Juan. “Presencia de voces contrahegemónicas, poético-musicales, en Chiloé”. Alpha 23: 57-85. Acceso: 18 de agosto de 2014. http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-22012006000200004&script=sci_arttext

Baker, Geoffey. 2008. “La ciudad sonora: música, fiesta y urbanismo en el Cuzco Colonial”. En La Fiesta en la Época Colonial Iberoamericana, editado y coordinado por Aurelio Tello, 49-71. Santa Cruz, Bolivia: Asociación Pro Arte y Cultura.

Cáceres Valencia, Jorge. 1998. La Universidad de Chile y su aporte a la cultura tradicional chilena, 1933-1953. Santiago de Chile: FONDART.

Carreño Bolívar, Rubí. (2010). “Libercueca: biopoéticas del sexo y la fusión en la cueca urbana chilena”. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana 36 (71): 151-167.

http://www.jstor.org/discover/10.2307/41407164?uid=3737784&uid=2&uid=4&sid=21104070954151

Castro Amalia, et. al. 2014. “Apreciación de la fruta en obras literarias (III): la fruta del Campo Lindo”. Literatura y Lingüística 29. Acceso: 18 de agosto de 2014. http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0716-58112014000100011&script=sci_arttext

Castro, Luis, Karen Donoso y Araucaria Rojas. 2011. Por la güeya del Matadero. Memorias de la cueca centrina. Santiago: Independiente.

Claro Valdés, Samuel. 1974a. Antología de la Música Colonial en América del Sur. Santiago: Ediciones de la Universidad de Chile.

_______. 1974b. Catálogo del Archivo Musical de la Catedral de Santiago de Chile. Santiago de Chile: Instituto de Extensión Musical de la Universidad de Chile.

_______. 1979. Oyendo a Chile. Santiago: Andrés Bello.

_______. 1993. Rosita Renard. Pianista chilena. Santiago: Andrés Bello.

_______. 2000. Letras de música. Santiago: Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos

Claro Valdés, Samuel, Carmen Peña y María Isabel Quevedo. 1994. Chilena o cueca tradicional.Santiago: Ediciones Universidad Católica de Chile.

_______. 2011. Chilena o cueca tradicional. Santiago: Ediciones UC.

Claro Valdés, Samuel y Jorge Urrutia Blondel. 1973. Historia de la Música en Chile. Santiago: Orbe.

Claro Valdés, Samuel, Juan Pablo González, Carme Peña y María Isabel Quevedo. 1989. Iconografía Musical Chilena. Santiago: Ediciones Universidad católica de Chile.

Donoso, Karen. 2009. “‘Fue famosa la chingana…’. Diversión popular y cultura nacional en Santiago de Chile, 1820-1840”. Revista de Historia Social y de las Mentalidades 1 (13): 87-119. Acceso 20 de agosto de 2014. http://www.revistas.usach.cl/ojs/index.php/historiasocial/issue/view/10/showToc

Fuentes Retamal, Pablo. 2012. “Sombras contra el muro de Manuel Rojas: una novela ácrata que se construye desde la epistemología histórica del bajo pueblo”. Estudios Latinoamericanos 8 (4): 9-24. Acceso: 20 de agosto de 2014. http://www.estudioslatinoamericanos.cl/descargas/008_segundo_semestre_2012.pdf#page=10

Garrido, Pablo. 1943. Biografía de la cueca. Santiago: Ercilla

_______. 1979. Historial de la cueca. Valparaíso: Ediciones Universitarias de Valparaíso.

González Rodríguez, Juan Pablo. 1994. “Chilena o cueca tradicional. De acuerdo a las enseñanzas de don Fernando González Marabolí”, reseña del libro Chilena o cueca tradicional. De acuerdo a las enseñanzas de don Fernando González Marabolí, de Samuel Claro Valdés, Carmen Peña Fuenzalida y María Isabel Quevedo Cifuentes. Revista Musical Chilena 48 (182): 138-139.

Jordán Laura. 2013. “Chilena o cueca tradicional, reseña de la 2ª edición del libro Chilena o cueca tradicional, de Samuel Claro Valdés, Carmen Peña Fuenzalida y María Isabel Quevedo Cifuentes. TRANS 17. Acceso: 20 de agosto de 2014. http://www.sibetrans.com/trans/articulo/451/chilena-o-cueca-tradicional

Jordán, Laura y Araucaria Rojas. 2009. “Clandestinidades de punta y taco. Estudio sobre la creación y circulación de cuecas y música clandestina durante la dictadura militar (Chile 1973-1989)”. Boletín Música, Revista de música Latinoamericana y Caribeña 24: 70-82. Acceso: 12 de septiembre de 2014. http://www.academia.edu/1869980/Clandestinidades_de_punta_y_taco._Estudio_sobre_la_creacion_y_circulacion_de_cuecas_y_musica_clandestina_durante_la_dictadura_militar_Chile_1973-1989_

Knudsen, Jan Sverre. 2001. “Dancing cueca ‘with your coat on’: 
the role of traditional Chilean dance in an immigrant community”.British Journal of Etnomusicology (online) 10 (2). Acceso: 1 de septiembre de 2014. http://home.hio.no/~jansk/Cueca%202002.htm

Loyola, Margot y Osvaldo Cádiz. 2010. La Cueca: danza de la vida y de la muerte. Valparaíso: Ediciones Universitarias de Valparaíso.

Martínez, Andrea, Elías Zamora y Yasna Rivera. 2014. Cueca en Valparaíso: la vida de un cultor porteño. Valparaíso: Ediciones universitarias de Valparaíso.

Merino Montero, Luis. 1994. “Samuel Claro Valdés, musicólogo por sobre todo”. Revista Musical Chilena 48 (182): 105-115.

Mularski, Jedrek Putt. 2012. “Mexican or Chilean: Mexican Ranchera Music and Nationalism in Chile”. Studies in Latin American Popular Culture 30 (1): 54-75. Acceso: 19 de septiembre de 2014. http://muse.jhu.edu/

Navarrete, Micaela y Karen Donoso, comps. 2010. Y se va la primera… Conversaciones sobre la cueca. Santiago: Archivo de Literatura Oral y Tradiciones Populares, Biblioteca Nacional,

Núñez Oyarce, Hernán. 2005. Mi gran cueca. Crónicas de la cueca brava. Santiago de Chile: FONDART.

Peña Fuenzalida, Carmen. 1994. “Bibliografía selectiva de publicaciones de Samuel Claro Valdés”. Revista Musical Chilena 48 (182): 116-120.

Peña Fuenzalida, Carmen y María Isabel Quevedo. 2011. Prólogo a la segunda edición de Chilena o Cueca Tradicional, deSamuel Claro et.al, I-VI. Santiago: Ediciones UC.

Rama, Ángel. 2004. La ciudad letrada. Santiago: Tajamar Editores.

Rojas Sotoconil, Araucaria. 2012. “Cuando me encarné en la güeya del verdadero sartén. Rotos bandidos en la literatura chilena”. Revista de Historia Social y de las Mentalidades 16 (1): 81-107.

_______. 2009. “Las cuecas como representaciones estético-políticas de chilenidad en Santiago entre 1979 y 1989”. Revista Musical Chilena 63 (212): 51-76.

Rojas, Mario. 2012. El que sae, sae: crónica personal de la cueca brava. Santiago: Ocho Libros.

Salinas Campos, Maximiliano. 2003. “La fiesta: utopía, historia y derecho a la vida” , Revista de Historia Social y de las Mentalidades 7 (2): 73-94. Acceso: 14 de agosto de 2014. http://www.revistas.usach.cl/ojs/index.php/historiasocial/article/view/344

Solís Poblete, Felipe. 2013. “La reproducción de valores patriarcales a través de los textos de cuecas chilenas”. Resonancias (32): 135-152.

Spencer Espinosa, Christian. 2009. “Apología del mestizaje, exaltación de la nacionalidad. El papel del canon discursivo en la discusión sobre la autenticidad y etnicidad de la (zama)cueca chilena”. TRANS 13. Acceso: 7 de septiembre de 2012. http://www.redalyc.org/pdf/822/82220946015.pdf

_______. 2010. “Cien años de zapateo. Apuntes para una breve historia panamericana de la zamacueca (ca. 1820-ca. 1920)”. En A Tres Bandas: mestizaje, sincretismo e hibridación en el espacio sonoro iberoamericano, editado por Albert Recasens y Christian Spencer Espinosa, 69-78. Madrid: CEACEX y Akal Ediciones.

_______. 2011. “Finas, arrogantes y dicharacheras. Representaciones de género en la performance de los grupos femeninos de cueca urbana en Santiago de Chile”. TRANS 15 . Acceso: 7 de septiembre de 2014. http://www.sibetrans.com/trans/public/docs/trans_15_25_Spencer.pdf

_______. 2014. “Cueca Chilena”. Bloomsbury Encyclopedia of Popular Music of the World (Vol. 9), editado porJohn Shepherd y David Horn, 238-242. London: Bloomsbury Publishing. Acceso: 11 de septiembre de 2014. http://books.google.cl/booksid=liV8AwAAQBAJ&pg=PA241&lpg=PA241&dq=samuel+claro%2Bchilena+o+cueca+tradicional&source=bl&ots=HunXJ0pnIz&sig=YPy37Dse_JRsf3JpmQBgGH0Tzmw&hl=en&sa=X&ei=4CYSVPWVAY61sQSMjYLIAQ&redir_esc=y#v=onepage&q=samuel%20claro%2Bchilena%20o%20cueca%20tradicional&f=false

Vega, Carlos. 1947. La forma de la Cueca Chilena. Santiago: Instituto de Investigaciones Musicales de la Universidad de Chile.

Villagra, Léon y Mariana e Ignacio Ramos Rodillo. 2011. “Sonidos de un Chile profundo. Hacia un análisis crítico del Archivo Sonoro de Música Tradicional Chilena en relación a la conformación del folclore en Chile”. Revista Musical Chilena 65 (215): 23-39. Acceso: 20 de agosto de 2014. http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-27902011000100002

 


[1] En colaboración con Carmen Peña Fuenzalida y María Isabel Quevedo Cifuentes.

[2] Texto declarado material didáctico complementario y/o de consulta para la educación chilena para alumnos y profesores.

[3] Con la colaboración de Juan Pablo González, Carmen Peña y María Isabel Quevedo.

[4] Una bibliografía selectiva en Peña (1994) y un resumen de su trayectoria en Merino (1994).

[5] Ver reseña de la primera edición en González (1994) y de la segunda en Jordán (2013).

[6] Garrido (1943; 1979); Acevedo Hernández (1953); Vega (1947).

[7] Sobrino de Fernando González y heredero directo de sus enseñanzas.

[8] Peña y Quevedo (2011: I-VI).

[9] Se transmitió por ARTV Televisión en 2009.

[10] Spencer (2010).

[11] Spencer (2009).

[12] Ver Villagra y Ramos Rodillo (2011).

[13] Ver Solis Poblete (2013).

[14] Ver también Rojas (2009) y Carreño Bolívar (2010).

[15] Ver también Solís Poblete (2013).


Citar este artículo

Ver máskeyboard_arrow_down

Peña Fuenzalida, Carmen. 2014. "A propósito de lo 20 años de publicación del libro Chilena o cueca tradicional. De acuerdo con las enseñanzas de don Fernando González Marabolí, de Samuel Claro Valdés". Resonancias 18 (35): 157-166.

Comparte nuestro contenido en: