Editorial nº 53

Resonancias vol.27, n°53, julio-diciembre 2023, pp. 9-12.

DOI: http://doi.org/10.7764/res.2023.53.1

PDF

Hace una década, nuestra revista rememoró los cuarenta años del golpe de Estado en Chile con un dosier de artículos titulado “Música, política y dictaduras iberoamericanas en el siglo XX” (nº 34). Hoy, en 2023, a medio siglo de dicho acontecimiento, hemos decidido hacer lo mismo con un nuevo dosier –esta vez de documentos— coordinado por Natalia Bieletto. Además de la introducción, este incluye una entrevista a Horacio Durán, fundador de Inti-Illimani, realizada por Stefano Gavagnin y Javier Rodríguez Aedo; un texto de María Elena Vinueza, Layda Ferrando y Carmen Souto Anido sobre la presencia chilena en el archivo de Casa de las Américas (La Habana), antes y después del golpe; y uno de la propia Bieletto sobre la visita de Víctor Jara a México en 1971.

Alguien podría preguntarse por qué recordar una y otra vez un hecho histórico semejante y por qué hacerlo en una revista que busca tener un perfil internacional si, a fin de cuentas, se trata de un hecho local. Respecto a lo primero, Bieletto afirma en su introducción al dosier que la herida causada por el golpe sigue abierta en Chile, donde “se asoma en cada aspecto de la vida social” y emerge “en cada desencuentro cotidiano”. Y, como es sabido, rememorar a consciencia un evento traumático es parte del proceso de sanación. Como señala Diana Taylor, “la pérdida y el trauma no están separados del medio (la memoria) que los contiene y transmite”. Más bien, “el trauma atrapa la memoria como rehén, congelándola en tiempo y lugar, impidiendo que se adapte o integre a la vida cotidiana”. Quien experimenta la memoria traumática, aun sin recordar claramente los hechos que la causaron, suele repetirlos de manera patológica e inconsciente. Pero esta repetición no constituye un acto reparador, ya que a la postre conduce a más dolor y resentimiento. La reparación, en cambio, deviene de la reelaboración consciente de tales eventos por medio del habla, la escritura y otros actos performativos. Y esta acción es siempre colectiva, ya que uno habla, escribe y ejecuta dichos actos para alguien más (Taylor 2022, 10-13).

Por otro lado, el golpe de Estado de 1973 tuvo repercusiones en diversos países y continentes, en parte por la manera especialmente violenta en la que fue llevado a cabo –bombardeo incluido al palacio presidencial—. Esto es válido para el campo de la música popular, ya que la Nueva canción chilena, por citar un ejemplo bien conocido, no desapareció luego del quiebre democrático, sino que acrecentó su prestigio y circulación internacional a causa de la emigración forzada de sus principales representantes y el valor simbólico que adquirió para la izquierda europea (González 2017, 198-203). El trauma, por ende, tuvo alcances transnacionales.

Sin embargo, en el contexto actual, la relevancia de estos ejercicios de memoria trasciende a quienes sufrieron directamente tales experiencias, ya que la democracia –el sistema en el que un sector político compite por captar los votos de la ciudadanía y esta cuenta con mecanismos de participación que le permiten elegir a sus representantes (Doorenspleet 2019, 56)— enfrenta hoy amenazas que hasta hace pocos años parecían marginales. Una de ellas es una creciente insatisfacción ciudadana con el sistema democrático, que tiene sus raíces en la crisis económica –agudizada por la pandemia— y la corrupción, como puso en evidencia un comentado reporte de la Universidad de Cambridge en 2021. Para colmo de males, esta insatisfacción es especialmente marcada en Latinoamérica (Fuentes 2021).

Otra amenaza consiste en que los quiebres democráticos se producen cada vez menos de forma abrupta y por medio de la fuerza, como en 1973, y cada vez más mediante autoridades que, habiendo sido elegidas democráticamente, comienzan poco a poco a implementar medidas autoritarias como el control de la prensa y los medios de comunicación masiva. En estos casos, dado que no existe un momento específico en el que el régimen cruza la línea y se convierte en una dictadura, “nada hace sonar las alarmas entre la población” (Levitsky y Ziblatt 2018, 32).

Si el deterioro de la democracia es hoy en día más gradual y menos perceptible que en el pasado, conviene prestar atención a los indicios de su potencial debilitamiento. Estos son, entre otros, el apoyo político a la violencia y la polarización, que socava la necesaria tolerancia mutua entre bandos opuestos y “puede despedazar las normas democráticas” (Ibídem, 86, 92-93, 377). Un claro síntoma de lo segundo es la progresiva desaparición del centro político, visible en diversos países desde la década pasada (Costas 2016).

Volviendo al caso chileno, estas señales ya estaban presentes a comienzos de los años setenta. La polarización no era especialmente marcada en la ciudadanía, como se ha demostrado recientemente (Miranda y Retamal 2018), pero sí lo era en el mundo político, donde los aliados del presidente Allende describían a sus opositores como “enemigos del pueblo” y la derecha intentaba derrocarlo –en un comienzo— por medios constitucionales, con un creciente apoyo de la línea dura del Partido Demócrata Cristiano (Levitsky y Ziblatt 2018, 421-427). Si la constatación de estos hechos históricos nunca puede ser utilizada para justificar un golpe de Estado, sí debería servirnos para estar alertas ante las no pocas señales de polarización que se aprecian en el mundo actual, con un auge de posturas extremas a ambos lados del espectro político. A esto se agrega una creciente desconfianza ciudadana en las instituciones, los políticos y la esfera de la comunicación: la gente piensa que todos ellos mienten en grado superlativo, como demuestra una encuesta reciente realizada en el país (García 2023).[1]

¿Cómo puede contribuir la academia en este contexto? Algunos piensan que la respuesta se halla en el activismo o el compromiso político. Posiblemente tengan razón y, en cualquier caso, se trata de una línea de trabajo legítima y bien representada en nuestra revista. Sin perjuicio de ello, siendo la crítica un componente esencial en nuestro campo, “una exigencia fundamental del pensamiento crítico de la academia es la de considerar toda la información disponible y actualizada en relación con el asunto que se investiga o reflexiona y, sobre esa base, hacerse cargo de las posturas adversas”.[2] Y esto implica que la crítica debe dirigirse tanto a las ideas con las que discrepamos como a aquellas que consideramos propias o cercanas. Este requisito básico es, al fin y al cabo, independiente de la línea de trabajo que cada uno cultive y constituye uno de los aportes valiosos que la academia puede realizar a otros campos, incluida la política.

Obviamente, los párrafos anteriores no implican que el número 53 de Resonancias sólo se relacione con el golpe de Estado. Quien se sumerja en su lectura encontrará igualmente seis artículos de investigación sobre temas diversos. El primero, escrito por Augusto Pérez Guarnieri, obtuvo una mención honrosa en la reciente edición del Premio Samuel Claro Valdés y es de carácter etnográfico. Los dos siguientes, que se deben a Javier Gándara y Humberto Amorim (en coautoría con Paulo Martelli), asumen un enfoque histórico para estudiar casos concretos de ambos lados del Atlántico. Siguen dos artículos de carácter político que estudian el contexto bonaerense, si bien el primero, escrito por Norberto Pablo Cirio, utiliza un enfoque etnohistórico que vincula el siglo XIX con la actualidad, mientras que el segundo, de Pablo Mardones, se sitúa derechamente en años recientes por medio de la etnografía. La sección de artículos se cierra con el trabajo de Mauricio Toval-Gajardo y Federico Schumacher Ratti, quienes estudian el fenómeno del home studio, que ha cobrado fuerza con la masificación de los medios digitales de producción musical.

El número concluye con dos reseñas de publicaciones recientes. En la primera, Javier Rodríguez Aedo comenta el libro sobre el franquismo editado por Belén Vega Pichaco, Elsa Calero Carramolino y Gemma Pérez Zalduondo, aparecido en 2019. En la segunda, Leonardo Díaz Collao revisa el libro de Laura Jordán y Andrea Salazar sobre el ülkantun o canto mapuche, publicado a fines del año pasado.

Esperamos que disfruten su lectura.

Alejandro Vera

Director

Revista Resonancias

Bibliografía

Costas, Antón. 2016. “La desaparición del centro político”. La Vanguardia, 5 de octubre de 2016, disponible en https://www.lavanguardia.com/opinion/20161005/41786363382/la-desaparicion-del-centro-politico.html.

Doorenspleet, Renske. 2019. Rethinking the Value of Democracy. A Comparative Perspective. Cham (Suiza): Palgrave Macmillan.

Fuentes, Claudio. “El descontento global con la democracia”. Ciper Chile, 21 de abril de 2021, disponible en https://www.ciperchile.cl/2021/04/21/el-descontento-global-con-la-democracia/.

García Pino, Gonzalo. 2023. “Estado de la democracia en el Chile actual: nuevas rutas abiertas”. El País, 29 de agosto de 2023, disponible en https://elpais.com/chile/2023-08-29/estado-de-la-democracia-en-el-chile-actual-nuevas-rutas-abiertas.html.

González, Juan Pablo. 2017. Des/encuentros en la música popular chilena 1970-1990. Santiago de Chile: Ediciones Universidad Alberto Hurtado.

Levitsky, Steven y Daniel Ziblatt. 2018. Cómo mueren las democracias. Traducción de Gemma Deza Guil. Barcelona: Ariel (versión electrónica).

Miranda, Lucía y Renata Retamal. 2018. “Opinión pública en Chile durante la Unidad Popular: una revisión de ‘la tesis de la polarización’”. Izquierdas 47: 97-116.

Pastenes, Claudio, Beatrice Ávalos, Roberto Aceituno, Vania Martínez, Ana María Ronco y Rodrigo Valenzuela. 2023. “Informe de la Comisión sobre dos tesis de la Facultad de Filosofía y Humanidades que abordan temas de pedofilia”. Disponible en https://uchile.cl/noticias/204495/informe-de-comision-sobre-tesis-que-abordan-temas-de-pedofilia.

Taylor, Diana. 2022. “Actos de memoria reparadora”. Investigación Teatral 13 (22): 6-21.


[1] Sin embargo, la misma encuesta revela que la mayor parte de la población chilena aún valora la democracia como sistema, si bien más de forma teórica que en términos prácticos.

[2] Así lo afirma un reciente informe elaborado por académicos de la Universidad de Chile a propósito de la polémica causada por dos tesis de magíster que fueron defendidas en años recientes (Pastenes et al. 2023). Las cursivas son mías.


Citar este artículo

Ver máskeyboard_arrow_down

Vera, Alejandro. 2023. "Editorial". Resonancias 27 (53): 9-12.

Comparte nuestro contenido en: